Fernando Acosta


Nació en Formosa, en 1982. Músico, poeta y editor artesano. Ha formado parte de los grupos literarios “Alquímico” (Revista literaria, antología 2005 - 2008 Formosa - Arg.); “Plastificambiantes” (Grupo de poetas argentinos, 2008); “Ñasaindy Cartonera” (Editorial, 2009 -2014), “Me echaron del equipo” (Argentina 2011); “Colectivo de músicos argentinos Mendoza - Buenos Aires” y “Los Simples Gonzalez” (banda de rock con hits imposibles de no corear - 2014). Libros: Los payasos del fumador (Cuentos-Ed. Ñasaindy cartonera 2009),Trip (Poemas-Ñasaindy Cartonera Arg. 2011, Kiltra cartonera Chile 2012 y klóketen Tintea, Tierra del Fuego-Arg. 2012), Decadencia (cuentos, relatos editados parcialmente en antologías y sitios Web-2012) y Canciones y El desierto (ambos por Los Pájaros Fsa-2014).  En la actualidad timonea y produce con editorial “Los Pájaros” con quien ha reeditado sus libros además de plaquetas de poesía formoseña actual.






Tortas Duras


Él y el agua
andan campeando
a lo lejos
construyendo un camino
para quien le falte

vino una mañana
y me entregó sin más el trabajo
y mis brazos, mis piernas, mi espalda
se doblaron como yuyos por el peso
y esa noche pude
dormir tranquilo

lo veo en las ventanas por las que mire
alambrando estrellas de broma para los caballos
rodando de espaldas sobre el alfa y el viento
azul como nadie
feliz como nadie
si alguien lo ve mándenle un abrazo de mi parte
siempre anda con el agua a su lado,
una serpiente de cristal siguiéndolo

como fiel compañera.




Luciana Bedini


Nació en Concordia, Entre Ríos en 1985. Es artista, gestora cultural y docente. Desde el 2003 vive en Córdoba, es viajera, movediza y mezcladora de lenguajes. Estudió Lic. en Teatro. Publicó Amanecí en Tailandia y Humo ( Editorial MItomante). Participó y participa de varias antologías (nacionales e internacionales) y publicaciones web. En este momento se encuentra terminando su próximo libro m u d a r, que saldrá a principios del 2015.  Co-coordina junto a Gustavo Valerga (artista sonoro) “Tiempo de Papayas” (poesía más sonido), proyecto que se presentó en Córdoba, Quito (Ecuador) y en Mérida (México).



1




en una habitación con alfombra de
colores forma un racimo tu cuerpo
de ojos persa /de sangre marroquí,
tengo un rayo blanco en la cabeza
y mi tropismo te alcanza
y  se convierte en quiste,
entonces con la luz de la ventana
en la cabeza te pregunto:
¿vos qué onda conmigo?














Rodrigo España

Nació en Tarija, en 1985. Vive en Salta hace 10 años. Tiene publicaciones en algunas revistas literarias y de rock, semanarios de poca monta y pasquines policiales amarillistas. Libros artesanales de narrativa y poesía: Los hombres verdaderos no matan coyotes (folletín); Fibonacci tenía un gato que se llamaba secuencia (cuentos); Ardiles gambeteando nazis (cuentos); El evangelio de blacsotán (experimento sonoro); Caballitos voladores entre los cables de alta tensión (poesía). Web: es.scribd.com/clausquinsqui





III

un capibara de la conciencia                       

de llegada un alambique de carne extenso, seseante y nutrido. un camión cisterna de la piel edificada sobre el protomártir que no pudo evadir las ansias. esta no es sino otra de las meriendas del hombre mono, del gorila esquizoide que habita entre las persianas. porque el miedo lo lleva en la sangre y su sangre es más espesa que el engrudo.
una canaleta de plexiglás por sobre todo el valle para que no se escape el alarido de los sabuesos. el olfato no es el mejor sentido para despertar en esta comisura de la contienda. olor a ciudad. a centro. a tradición.
poncho de hule por si el agua pasa volando. no se permite entrar con oídos. no se permite entrar con la boca llena. un quemaquema de paciente común. lento. más lento. hasta el cristal cortado. ahí el intercambio. un papel por varios papeles. de vuelta a la bocacalle.
no hay moneda bajo la virgen. hombrecito caminante lunar. hombrecito quieto. hacia arriba hay un resguardo. presuroso. libre, pero sin sombra. retorno a la espesura choripanc.
la tarde es todavía un resto por ser amortiguado. mientras no cruje, el hambre es un misterio. no queda sino, visitar a los patos.







Andrea Fernández

Nació en Cutral-Có, en 1983. Creció y estudió en San Miguel de Tucumán. Desde que terminó sus estudios universitarios en artes plásticas (2007) ha viajado por gran parte de Argentina haciendo residencias para artistas, talleres, muestras individuales y colectivas (en las que expone sus fotografías y textos); se relaciona con grupos de artistas gestores, que le han enseñado a hacer posibles deseos vinculados al arte, la alegría, la emoción y la libertad. Como parte de COO, “cooperativa de jóvenes artistas tucumanos”, ha sido co-editora de publicaciones y libros. Investiga y escribe sin disciplina. En el 2013 trabajó por seis meses en La Habana (Cuba) y eso cambió su forma de entender la vida.
Ha publicado en el año 2010 Amores coreografiados, un libro de relatos en pequeño formato editado por Ediciones Tiramisú (Bs. As.). Esporádicamente escribe para publicaciones relacionadas a artes visuales, y para catálogos de exposiciones de artistas. Por dos años escribió en el suplemento de justicia, política y cultura “Otros Territorios”, publicado con el Nuevo Diario de Salta.
Blog: andrei-fernandez.blogspot.com.ar






(fragmento de diario habanero) 



Cuando desperté hoy pensé que iba a ser otro día igual, de bañarme con el balde y beber el pequeño café dulce mientras Teresa fuma en la ventana y la procesión al auto cargando el almuerzo enfriándose y el mar más azul o más gris chocando contra las piedras y el túnel y la Habana Vieja y el estacionamiento con el rostro del Che despintándose y las mujeres presumiendo sus caderas fosforescentes y las escaleras que quitan el aire y el murmullo aturdidor del aire acondicionado y la sonrisa de Nereida con sus ojos pequeños con grueso delineado y ese pañuelo liviano al cuello y la bronca y risa de Jesús con su calculadora y los papeles y el excel y caminar por el pasillo mirando de reojo al vértigo y calentar el agua para el mate y mirar la terraza del otro lado del patio e imaginar que se podrían hacer tantas cosas ahí si las cosas no serían como son y la computadora con la página cargándose mientras todos se mueven como siguiendo una coreografía y la bandeja de entrada vacía y esperar que pasen las horas y escuchar charlas ajenas y pensar de nuevo que  todo es tan simple y tan ridículo y cuánto extraño. Pero no, no pasó nada de esto, esta mañana María me dijo: hoy mejor no vayamos a la oficina, vamos a la playa.









Luciano Fernández

Nació en 1982. Estudió en la Fundación Universidad del Cine dirección cinematográfica. En 2008 editó el libro de poesía Hormigablanca. Desde 2009 forma parte de la comisión directiva de la Asociación de Poetas Argentinos, como también de la organización de “La Juntada”, Festival de poesía joven argentina.




Objeto para armar


Algo es un signo dentro
de la realidad
entre el lenguaje y la locura

Yo soy algo que no existe
si no se dice claramente

(sólo estoy en el mundo por mi nombre)






Florencia Giusti

Nació en Rosario, en 1989.  Cursa actualmente el 4 año de la carrera de Letras en la Universidad de Rosario. Ha participado en  ciclos de lectura de su  ciudad.
En 2010 participó de un encuentro de poesía joven en Buenos Aires organizado por la Asociación de poetas argentinos (APOA).
En 2014 participó en la XXI edición del Festival internacional de Poesía que se realiza en Rosario.
Su blog: www.en-el-estuche-habitacion.blogspot.com




Espero que por Juárez se vean las estrellas esta noche
Un viernes de cada mes me llega un poema tuyo
Hoy te deseo que se vean las estrellas desde Juárez,
que salgas a tomar tequila, entre las cosas que  imagino
que habrá: un paisaje  marrón, unos cactus en un descampado,
desde lejos el cielo nocturno.

Muchos de tus amigos hablan un inglés perfecto
Ciudad Juárez  podría ser parecida a otras tantas ciudades
que no conozco y su cielo también.

El de Corrientes,
-ese sí que lo vi-
un  desconocido me  llevó
Visité, en un verano,
uno de los bracitos del río
No sé si ciudad Juárez tendrá un río
parecido.
Pero cuando me llegan tus mails,
pienso en vos
y en todas esas personas tecleando a la noche
Están solos
con la vista fija en esa luz que se proyecta
a través de un vidrio
Por eso espero que cuando termines el día salgas
y mires las estrellas
deben ser más lindas que las de acá
Me las imagino cayendo
sobre vos
y sobre mí







Lourdes Ibarra

Nació en 1984 en la Ciudad de San Salvador de Jujuy. Una de las primeras mujeres Transexuales en obtener la identidad femenina con la Ley de Género. Primera ciudadana en contraer matrimonio bajo la ley de matrimonio común. Docente de Artes en teatro, Agente Sanitario estratégico y actriz- performer. Fundadora de la organización “Damas de Hierro” (entidad que lucha por la comunidad transexual de Jujuy) y organizadora de la Mesa Provincial de la Diversidad junto al INADI JUJUY.


He putito!



Tolerar esas frívolas palabras.
Las que te marcan una vida
Una niñez
Una juventud.

Ese..  “he puto! “…
Que te apuñala en la cotidianeidad
Dolor de abdomen…
Ya te sangran los oídos.

Mariposita, afeminadito, trolito
Tal vez el diminutivo resulte menos agresivo.
Tal vez sintiendo el insulto como algo tan pequeño
Pueda esfumar un poco ese colorado de las mejillas sonrojadas.

Que difícil encontrarse
Entre tanta silicona. Entre tanto botox, entre tanto peleng
Que difícil quererse
Cuando los demás te enseñan a que te odies.

Quisiera encontrar el mar donde las trabas vivamos nadando en paz.





Walter Lezcano

Nació en Goya, Corrientes, en 1979. Docente de Lengua y Literatura en escuelas secundarias. Editor en Editorial Mancha de Aceite. Periodista freelance (aparecieron textos suyos en: Crisis, Ni a Palos, suplemento Cultura de Tiempo Argentino, Brando, Rolling Stone, Revista Ñ, Clarín, Los Inrockuptibles, Anfibia, Eterna Cadencia y Radar de Página 12).
Publicó Los Mantenidos (Funesiana), Jada Fire (Difusión Alterna), Tirando los perros (Gigante) y 23 patadas en la cabeza (Difusión Alterna), Calle (Milena Caserola) y Humo (Vox).


Los huerfanitos

Como no tengo papá
ni mi sobrino de 9 años tampoco tiene
nos juntamos y fuimos a ver X-Men: días del futuro pasado.
Después aprovechamos un 2 X 1 en Mc Donald.
Ahí hablamos de Wolverine y de Magneto
de mutantes y superhéroes
de poderes y malformaciones genéticas
y de por qué Batman le rompe el orto a Superman. 
Estuvo buenísimo.  
Casi ni nos acordamos de que hoy fue el Día del padre.





Victoria López Vera

Nació en Tucumán, en 1989. Estudiante de Letras en la UNT. Publicó algunos poemas en la antología de poesía tucumana contemporánea Reñidero y  en un par de revistas de la provincia. Actualmente trabaja como miembro del colectivo cultural “Culiquitaca”.



Guardé tu recuerdo…



Guardé tu recuerdo
de las polillas inmundas que circulan
en la boca del mundo.
Incubé mi sangre
incubé mi amor
en la amarga cuna de un niño deforme.
Busqué tu olor como una gata
por todos los rincones
y como una perra fiel, custodié tu tumba.
Dibujé palabras como flores
en el jardín de piedras de mi casa
y sin darme cuenta, espanté a la mariposa.






Néstor Mendoza

Nació en Capital Federal; en 1970, el día de los enamorados. Alguna vez tuvo un año sin amor. Pero eso fue mucho después. Su infancia transcurrió en el monte santiagueño, donde supo del rigor del agua que falta, tuvo compañeros que iban a la escuela descalzos. Un día malísimo el hilo del barrilete se le cortó y corrió, corrió. No hubo caso, esa primer gran perdida lo obligó a pensar en la tristeza. Ama el rock que se hace con sensibilidad. Marchó por primera vez en la adolescencia contra las leyes de obediencia debida y punto final. Cuando se siente mal mira documentales de serpientes en animal planet. O viejas peleas de box. Integró la asociación quimérica “La jeta literaria”. Hoy coordina junto a su amigo Andrés, un ciclo de lecturas punk: “Lata peinada”. Tiene un hijo: Tomás Ernesto de 15 años. Sigue siendo ateo, de Boca y Quimsa.




Días del simio


Esta ciudad nunca debió tener zoológico,
Los zoológicos son para ciudades grandes
monumentales, con olor a imperio,
mucho cemento mucho vidrio
metro, psicoanálisis y stress.
Da para Nueva York, Buenos Aires o San Pablo,
¿pero aquí?
aquí no.

Tomás Mendoza recuerda,
Le han instalado la maquinaria de memorar
y recuerda a Monti,
el simio que fuma y ya tiene 46
y sufre de epilepsia y calambres.

Alguna vez fuimos juntos y  tiramos comida,
vimos los vendedores de copos de nieve:
esa ilusión de algo que se hunde en la boca
pero no es.
Algodón de azúcar que sucumbe al primer contacto,
en un lugar amargo con leones muertos de tristeza
y tortugas más tortugas que nunca.

Esta ciudad nunca debió tener zoo,
Tomás lo sabe, yo lo sé; y dijimos que era triste
como los circos pobres.
Ahora nos abrazamos porque no tenemos nada que celebrar;
y la civilización es apenas el reverso de la barbarie
y Monti fumó todo el pesar de los hombres y niños
que fuimos a ver la muerte.








Gervasio Monchietti

Nació en Rosario, en 1979. Es Periodista, Locutor Nacional y encuadernador de oficio.
Publicó dos libros de poesía: Trincheta (Tropofonia, 2010) y 3 cilindros (Diatriba 2011). Trabaja como periodista freelance, editor en “Erizo Editora” y como encuadernador en su taller particular. Publica algunos de sus textos en: eltaller3.blogspot.com


De niño


aprendí
a tapar goteras con fuentones
un día mamá galvanizó
y perdí la cuenta de la lluvia

Por un tiempo
seguí la rutina de apuntar el fuentón
Hasta que partí
hacia otros humedales.

duerme, duerme, negrito
que tu mama está en el campo

De niño aprendí
el tiempo del agua destilada
desde el techo
a mis entrañas

empeñado en volver
extranjero
                      cedí
a las membranas
recordé
ningún techo es impermeable.







Ezequiel Nacusse

Nació en Tucumán en 1990. Fue antologado en Reñidero. Antología de poesía tucumana contemporánea (Culiquitaca Ediciones 2012) y en 30.30 Poesía argentina del SXXI (Editorial Municipal de Rosario 2013). A fines de 2013 publicó Primera Persona (Culiquitaca Ediciones). Se desempeña como editor en el colectivo cultural “Culiquitaca” y, junto a Blas Rivadeneira, coordina el taller literario “El juguete rabioso”.


miedo

nunca llegamos a tocar el miedo
ni siquiera con la punta de nuestros dedos
temblorosos ni la voz puede alcanzarlo

a veces toma formas tan extrañas
una ballena encallada
la podredumbre
o el canto que no se escucha

pero otras –y estas son la mayoría-
el miedo es dar vuelta una esquina
sacar copias de un poema
dormir y sentir que no hemos dormido

no tenemos remedio
ni formas para soportarlo
–quisiéramos pensar
que el miedo está
por fuera de nosotros







Andrés Navarro

Nació en Santiago del Estero, en 1980. Escritor y Psicólogo.  Entre el 2009 y 2011 participó del espacio “La Jeta Literaria” con quien publicó en 2010 la Antología Jetona. Es miembro de “Perras Negras, editorial independiente”, cuya primera publicación fue su libro de microrrelatos  Enanos Escondidos en 2011. En 2013 creó una editorial más independiente aún, “El Enchufe”, y publicó dos libros de poesía: Ingresos Brutos o Bruto el que Ingresa y El Perro Pata y el Mono Cornejo. Actualmente participa en la coordinación del ciclo de lectura “Lata Peinada” iniciado en 2014.




Rata de departamento


Te envidio porque vos
no sabes lo que es estar a la siesta
en el rayo del sol
jugando a los autitos.

No sabes lo que es escaparte a la calle
por el techo.

Te envidio, rata de departamento.

a vos no te pegan un grito de la puerta
para que vuelvas

no tienes cancha de Mitre
para jugar a la pelota

te envidio

quiero tu colección de latitas importadas
bien ordenaditas en una repisa
quiero la repisa
quiero tu colección de muñecos de He-Man

no soporto las cajas de cartón, las tijeras
y la cinta scotch

quiero tu robot comprado en Casa Tía
rata de departamento
vos tienes televisor Hitachi
y Tele Imagen Privada

tienes muchacha y niñera
tus padres no te joden
y a tu mesón no le suben las hormigas

rata de departamento

¿por qué escribes poesía?







Eloísa Oliva

Nació en 1978. Estudió comunicación social y cine. Publicó los libros Humus (La Creciente, 2005), 1027 (Nudista, 2010), El tiempo en Ontario (Nudista, 2012) y Extractos del diario de Ana B un mes antes de cumplir treinta años y (La Sofía Cartonera, 2013). Además, sus textos han sido publicados en diversas antologías de poesía y narrativa.



Foto en La Giralda


Te esperaba a la tarde en cualquier bar
esa vez un letrero de neón
resguardaba tu cara en primer plano
para la foto que saqué:
camisa a cuadros, polera gris
la mano sosteniéndote la frente
mirando, avergonzado
un punto fuera del encuadre

ahora no es que seamos viejos
pero dejamos entrar ciertas cosas
y de aquel no esperar nada y sin embargo
esperarlo todo
sólo queda tu gesto, encerrado
en un mapa de bits.









Lía Sosa

Toca la guitarra, canta, coquea, compone, escribe entre otras yerbas. Publicaciones: Equilibrista (Ed. El Duende). Varias antologías: Once (Ed. Intravenosa); Calidoscopio Antología Viajera (Edit. Alma de Goma);  Antología Sonámbula (Ed. Sonámbula - Salta); Antología Narrativa (Ed. Park - Córdoba)




Porvenir
  
porque nos rendimos
giro en torbellino doloroso
¿Mi deseo?
en penitencia, por moquero
¿El coraje? Apagado:
Anclada en el portazo.
No extrañando: en abstinencia
y un camino borroso







Federico Tomás Torres

Nació en Berisso en 1984. Desde el 2000 reside alternativamente entre Alberdi y Formosa, donde desarrolla su actividad literaria. Ha publicado en diversas antologías del país, como Poemas con Famosos (Ananga Ranga y Pipí Cucú, 2009, Ñasaindy, 2010), Panorama Interzona (Interzona, 2012), compilada por Elsa Drucaroff. Antologó junto a Fernando Acosta, Así nomá´é, Primera antología independiente de escritura joven formoseña (Ñasaindy Cartonera 2011).  Publicó la colección de cuentos Cavernario (Ñasaindy Cartonera, 2009) y la plaqueta Fátima y el viento (Los Pájaros, 2014). Varios de sus cuentos fueron premiados en diversos certámenes nacionales e internacionales, pero no se la cree y ahora escribe poesía. Integra el Encuentro Nacional Itinerante de Escritores, desde el 2012.





1
Muchacha punk se pasea
desnuda por la casa
nadie más que ella
ve su cuerpo asomarse a los espejos.

El juego consiste
en verse andar, sin rumbo
y habitar los espejos,
mirar de reojo
y casi por descuido
cuando una teta saluda respingada
o una pierna hasta las nalgas
desaparece como si no fuera parte de su cuerpo.

De vez en cuando
la duda la corroe
y vuelve atrás a verse el rostro
como si al sonreírse y guiñarse un ojo
se asegurase de que su cuerpo aún le pertenece
y no anda por ahí
en el calor de la siesta
sin ella.



2
Muchacha punk camina
y ni las hojas bajo sus pies se atreven a crujir.
O tal vez la música
que rebota y rebota
no la deja escuchar.
Ella prefiere creer en la magia.

La lógica es demasiado aburrida y trabajosa.

3
Desnuda sobre la cama
Muchacha punk
sonríe
con la boca alborotada
con el pelo alborotado
con el pecho alborotado
como una máquina de algodón de azúcar.

4
Muchacha punk sabe:
Destruir a un hombre es más fácil que componerlo,
Pero nunca le gustaron las tareas fáciles.

No los arregla para ella,
No le hace falta nada más
Pero un don tan hermoso
No se puede guardar para uno
Y prefiere remendar errores ajenos.
Con sus manos de geisha
Con sus piernas niponas
Amontona en la sábana
Los restos del pibe que juntó del boliche.
Esta noche Pibe pedazos, víctima del porno
Se cree que coje como un dios griego
Aunque no conoce a los griegos
Muchacha punk lo da vuelta,
Le muestra una parte que no conocía
Desata de a poco al pibe pedazos
Lo deja flotando como un
Zeppelín fosforescente.
Ella mira orgullosa cómo duerme ese pibe,
No fue trabajo fácil,
Se peina despacio y va juntando los pedazos de sí
Que arrojó en la pieza.
Antes de entrar al baño, muchacha en corpiño
De reojo y sonriendo
Lo mira dormir.













Cecilia Toconás

Nació en Jujuy en 1987. Estudió el profesorado en Letras, actualmente trabaja en dos bibliotecas en Salta. Participó en muestras colectivas como Belgrano 1527, Monoambiente, Psicodelia, entre otras. Publicó en la revista Sonámbula de la cual formó parte en sus inicios. Algunos de sus poemas se publicaron en diarios y revistas. Participó en eventos literarios como invitada y también como organizadora. Armó libros artesanales junto a otros escritores y artistas plásticos que colaboraron con las portadas.


Almendras y manicomios
  
Nadie te dice que las almendras
Son secas
Y que al nacer parecen duraznos
Nadie te dice que
Los manicomios tienen un olor
A masoquismo
Hay que salir y experimentar
Todo aquello que no te dicen
Para que la sorpresa sea
Tu revolución humana.












Carlos Rios

Nació en Santa Teresita, provincia de Buenos Aires, en 1967. Publicó los libros de poesía Media romana (El Broche, 2001), La salud de W.R. (Dársena3, 2005), La recepción de una forma (Bonobos, México, 2006), Nosotros no (UNL, 2011), Perder la cabeza (Diatriba, 2013), Excursión a Farandulí (Vox, 2014), Deserción en Ch'ŏngjin (Barba de Abejas, 2014) y las plaquetas Códice Matta (Caja Negra, México, 2008), La dicha refinada (Dársena3, 2009) y Háblenme de Rusia (Goles Rosas, 2010). También es autor de las novelas Manigua (Entropía, 2009), Cuaderno de Pripyat (Entropía, 2012), Cielo ácido (Clase Turista, 2014) y Obstinada pasión (Ril, Santiago de Chile, 2014); y de los relatos A la sombra de Chaki Chan (Trópico Sur, Uruguay, 2011), El artista sanitario (Postales Japonesas, 2012) y Casapuente (Los Proyectos, 2014).




WORK CAMP

La fuente nunca dice todo lo que sabe (1)
La fuente siempre es más débil de lo que
aparenta (2) La fuente construye desde
sus palabras el rostro del que pregunta (3)
La fuente, mientras mira el rostro del que
pregunta, hace votos para no doblegarse
(4) En ocasiones la fuente es amistosa con
el que pregunta y permite el avance del
interrogatorio (5) Sin embargo, esta táctica
puede ser un engaño (6) La fuente, por
más cooperadora que se muestre, nunca
deja de ser el enemigo del que pregunta (7)
Ellos, todos, sus epígonos establecen un
parámetro donde lo que se dice es más
importante que lo que no se dice (8)
Nosotros (9) No










Pablo Baca (Travesía)

Nació y reside actualmente en la ciudad de San Salvador de Jujuy. Es escritor y abogado. Actualmente ejerce el cargo de diputado provincial. Ha publicado Cuentos de la mujer y el solitario (1989), Habitante del viento (novela), No esperar nada más de las estrellas (cuentos), He visto vivir (poesía) y Al lado de Clara que duerme (novela), Un relato ausente (poesía) y Escenas de la noche y del amanecer (cuentos). También ensayos sobre temas culturales, jurídicos o políticos en diarios, revistas y libros. Entre otras distinciones, ha ganado el premio “Antonio Coviello” de la Facultad de Derecho de la UNT y el premio “Ricardo Jaimes Freyres” de la Dirección de Cultura de Tucumán.


LA DERIVA

No sé. Algunas veces fue la lluvia, unos atisbos de
eternidad en la luz del rayo. Otras la delicadeza de una
noche, que se acabara el tiempo y sin embargo hubiera
todavía aire para seguir respirando.
Hablo del modo en que a veces se detenía la luz en las
cortinas. Y también de calles que miré sabiendo que no las
volvería a ver y sin forzar la memoria o el olvido. O gestos,
como una mano que busca mantener dos cuerpos pegados
o una boca entreabierta.
Todas formas que se incorporaban a la existencia y eran
llevadas por la ternura, con su enfermedad y su salvación
extraña.